Página principal / Opinión / Dr. Erwin Raúl Castañeda Pineda
Las Montañas Rusas – Capítulo II – Las montañas rusas – Capítulo I La Criminalidad en el Servicio de Kremlin La Red de Influencia El día de Rusia (Русский) Поцелуй Родины 10 El misterio del Bufete Cutino International El terrorismo estatal Los poderes oscuros (Русский) Поцелуй Родины 9 (Русский) Поцелуй Родины 8 (Русский)  Поцелуй Родины 7 El Día de la Victoria Con esta injusticia todos corren riesgo (Русский) Поцелуй Родины 6 Rusia camina a nueva revolución. (Русский) Поцелуй Родины 5 La Carta Comprometedora – Segunda Parte (Русский) Поцелуй Родины (Часть 4) Testimonio de un Ex Trabajador de RENAP (Русский) Поцелуй Родины (Часть 3) ¿Quién se beneficia ahora por el #CasoPiSA? – Entrevista en Mariscal Zavala 48. Nueva Trampa Judicial (Русский) Поцелуй Родины ( часть2 ) 47. El sacrificio de los inocentes para llegar al trono. 46. ¿Error médico o asesinato? 45. Caso de Migración 44. Oleg Navalny -El rehén de la dictadura.  43.La esperanza y la paciencia 42. Criminalización de los migrantes. (Русский) 41. Поцелуй Родины ( Часть 1 ) 40. Negando el Derecho al Refugio y la Protección 39. Astucia Judicial Denuncia para Prevenir la Tortura y Asesinato de Igor Bitkov 38. Historia de un Secuestro 37. Seguimos pasando la prueba Daño Colateral: El Sacrificio de los inocentes. 36. El Mundo Oscuro 35. ¿Dónde está el límite de este mal que vivimos? 34. Ampliación de mi Primera Declaración 33. Incapacidad Judicial 32. El fallo histórico de la Jueza Erika Aifán será mañana Una señal de tiempos peligrosos – Caso Bitkov por Paul Goble 31. La corrupción aún no está vencida 30. Igualdad Procesal, Mito o Realidad 28. El Asesinato Moderno 27. ¿Cómo es la cárcel VIP Mariscal Zavala? 26. Una Prueba Al Sistema de Justicia 25. Beslan – una herida que no se cura 23 .La “justicia” camina sin prisa 22. No es mi culpa dice la Jueza Reyna Salazar Dificil de Comprender Marcha de las Batas Blancas Dr. Erwin Raúl Castañeda Pineda 21. ¿Quien Mató al Doctor Erwin Raúl Castañeda Pineda? 20. Mi Camino hacia Dios 19. Los Frutos de la Dictadura 18. ¿Cuanto Cuesta Mi Libertad? 17 ¿A Donde va la Justicia en Guatemala? 16. Quién descubrió el Doping de Atletas Rusos 15. La Carta Comprometedora 14. Misterio del Vuelo MH17 de Malaysia Airlines 13. Rusia – Ayer Hoy y Mañana 12. #JUSTICIA ALTERADA 11. LA JUSTICIA CONGELADA (Segunda Parte) 10. CÓMO OBTUVIMOS DOCUMENTOS EN GUATEMALA 9. NUESTRA LUCHA CONTRA DICTADURA MÁS CORRUPTA DEL MUNDO (Tercera Parte final) 8. NUESTRA LUCHA CONTRA DICTADURA MÁS CORRUPTA DEL MUNDO (Segunda Parte) 7. NUESTRA LUCHA CONTRA DICTADURA MÁS CORRUPTA DEL MUNDO (Primera Parte) 6. LA RAÍZ DE NUESTROS PROBLEMAS 5. LA JUSTICIA CONGELADA 4. SECUESTRO ESTATAL 3. EXTORSIÓN FRACASADA 2. PRIMERA DECLARACIÓN 1. CARCEL PARA TODA LA FAMILIA ¿QUIÉN ES IGOR BITKOV? 15. La Carta Comprometedora

Opinión

Dr. Erwin Raúl Castañeda Pineda

Éramos una generación de estudiantes y residentes de pediatría especial, peculiar; marcados por la guerra interna guatemalteca que tenía sus fuertes razones endógenas y sus relativas causas geopolíticas, y económicas exógenas.

Por: Dr. Jesús Arnulfo Oliva

Por: Dr. Jesús Arnulfo Oliva

En la Universidad de San Carlos de ese tiempo se insistía en la teoría de que la única manera de terminar con la inequidad y la injusticia social, era un cambio brusco en la estructura del Estado, una “revolución”. Frente a ello, estaban los sueños de nuestros padres y, además, íntimamente nuestros propósitos de ser médicos… por el hecho de serlo para salvar vidas no importando de quienes fueran. Los ofrecimientos para que abandonáramos nuestra carrera estaban a la orden del día, que nos integráramos a las células guerrilleras, que la única manera de acabar con la desnutrición infantil y las enfermedades prevalentes era un cambio en el sistema; que el único camino era el enfrentamiento armado bajo una consigna ideológica… y que debíamos tomar una decisión: estar o no estar.

Supe de la muerte o desaparición forzada de muchos compañeros brillantes, nos enteramos que algunos se habían integrado a la guerrilla y que otros habían partido al exilio. Muchos optamos por quedarnos en los hospitales, porque sabíamos que los niños que asistían a ellos nos necesitaban y porque amábamos la medicina.

Aunque la gran mayoría simpatizábamos con las razones endógenas del conflicto, pudo más la vocación médica de servicio que nos embargaba, que nos inundaba.

El Hospital General San Juan de Dios era, como lo es hoy un centro de guerra desesperada contra la muerte; plagado de deficiencias técnicas y de infraestructura, donde el heroísmo médico era un hecho cotidiano. Vivimos nuestra propia guerra contra el infortunio, la enfermedad y la muerte; contra las consecuencias de la injusticia social, dotados únicamente de nuestro intelecto, nuestro esfuerzo permanente por aprender más, por prepararnos para ofrecer lo mejor que pudiéramos a nuestros pequeños pacientes. Tolerábamos casi cualquier cosa, pero nunca, nunca, nunca la negligencia, la indolencia, la irresponsabilidad en el tratamiento de quienes confiaban su vida a nosotros. Esa era nuestra ideología: la sensibilidad social, la responsabilidad y el trabajo.

Laborábamos y estudiábamos los 365 días del año y cada cuatro días turnábamos durante 36 horas ininterrumpidas, y aun así el tiempo “no alcanzaba” para la vastedad

De nuestras responsabilidades.

Salvamos muchas vidas y otras tantas se escaparon ante nuestros ojos y manos, impotentes ante la adversidad de la falta de recursos;  pero esto último jamás lo esgrimimos como excusa… éramos enormemente exigentes con nosotros mismos y cuestionábamos minuciosamente nuestras actuaciones hasta el punto de concluir “que siempre pudimos haber hecho algo más”.

Recuerdo que el comer o dormir no eran factores que tomáramos en cuenta (perdíamos entre una y dos libras en un solo turno). Los monitores electrónicos de ese tiempo eran nuestros ojos y nuestras manos. Los modernos aparatos de ventilación mecánica eran ambos conectados a cilindros de oxigeno los cuales accionábamos rítmicamente con nuestras manos, con la exigencia a pesar del cansancio, de no pestañear siquiera. Nuestros catéteres para medir la presión venosa central eran sondas de alimentación nasogástrica que adaptábamos para insertar en las venas de nuestros pacientes.

¿Soñábamos? Sí, soñábamos. Soñábamos que alguna vez cuando hubiésemos escalado posiciones en la pirámide de la toma de decisiones podríamos equipar nuestro hospital de la mejor tecnología e insumos para que los niños tuviesen más posibilidades de sobrevivir.

Nuestra generación creció y nos graduamos casi de incógnitos, como pediatras. Al salir a la calle no teníamos empleo, debíamos buscar donde insertarnos, ser productivos y coadyuvar al sostenimiento de nuestras familias, la mayoría de ellos de clase media y baja.

Poco a poco fuimos encontrando los caminos que nuestra lucha y la providencia divina nos brindó. Algunos partieron  al interior de la república donde eran muy necesarios, otros logramos alguna beca para continuar nuestros estudios en el extranjero, unos se quedaron trabajando ad-honorem en el hospital a la espera de alguna plaza por oposición, otros más fueron contratados por ONGs y agencias internacionales y algunos pocos siguieron carrera docente en la facultad de ciencias médicas. Varios comenzaron a “picar piedra” en sus clínicas privadas.

Yo conseguí ser contratado por una ONG, instalé mi clínica privada en la zona 1 (donde me entretenía leyendo y matando moscas), mientras también deambulaba de embajada en embajada buscando una oportunidad para continuar estudios en el extranjero, lo que finalmente logré, de una manera milagrosa en la de España. Para que nuevamente al volver y desempleado consiguiera algunas consultorías en agencias internacionales. Luego de trabajar ad-honorem algunos meses en el hospital general, finalmente obtuve una plaza por oposición como jefe de servicio de 4 horas y un año más tarde, otra plaza de 4 horas por oposición, como profesor del postgrado de pediatría en la USAC en el mismo hospital.

Los demás, y como bendición de Dios a sus esfuerzos, lograron un merecido éxito en los distintos caminos escogidos.

Hay una persona perteneciente a esa generación a quien particularmente quiero rendir tributo en ésta ocasión, el Dr. Erwin Raúl Castañeda  a quien conocí siendo yo estudiante de pregrado de pediatría mientras él ya cursaba la residencia en dicha especialidad. De cuna humilde, siempre se sintió orgulloso de tres cosas: nacer en Zacapa, estudiar secundaria en el Instituto Nacional Central para Varones y graduarse como médico y cirujano en la gloriosa Universidad de San Carlos de Guatemala.

Por supuesto que tenía un sin número de virtudes, que sería muy largo nombrar, me circunscribiré a 3 de ellas:

  • Era profundamente humano.
  • Era celosamente responsable con sus pacientes.
  • Era muy capaz y preparado.

Raúl o “Casta” como sus amigos lo llamábamos, también cosechó el éxito de acuerdo a sus expectativas, que no eran las riquezas materiales: llegó a convertirse por méritos en el Jefe del Departamento de Pediatría del hospital que tanto amó. Dicho cargo lo ocupó por cerca de 25 años. Durante su gestión y contra todas las adversidades e indolencias del Estado, construyó junto a sus colaboradores una unidad de Cuidado Crítico, el servicio para pacientes quemados, la unidad de espina bífida, fortaleció la unidad de Hematología-Oncología, el servicio para pacientes

Con enfermedad crónica, dotó con especialistas y recursos tecnológicos mínimos la mayoría de servicios del departamento a su cargo. Se preocupó porque los estudiantes y residentes tuvieran un periodo decoroso de descanso después de cada turno; logró, para resumir, en compañía de su equipo humano hospitalario una notable disminución en la mortalidad infantil en la pediatría. Paralelamente fue profesor universitario en su rama y, sin egoísmos de ningún tipo compartió con la juventud sus vastos conocimientos, experiencia y carácter humano.

Su brillante carrera lo llevó a ser electo mediante votación, presidente de la junta directiva del IGSS. Primero como suplente por el consejo superior universitario de la USAC y luego como titular por el colegio de médicos y cirujanos de Guatemala.

Lejos estaba este gran ser humano de imaginar que ese cargo que desempeñó con la idea de seguir construyendo un sistema de salud decente para el país, lo llevaría finalmente a la muerte.

Raúl falleció el 7 de septiembre, luego de casi 16 meses de prisión “preventiva” por el hecho de haber tomado junto a otros miembros de la junta directiva una decisión administrativa respecto a la cual jamás supuso pudiese tener las consecuencias que sus acusadores le imputaron y que aún no han sido probadas.

Fui testigo de la depresión que le provocó ver truncada de manera súbita y brutal su carrera al no recibir una medida substitutiva que le permitiera seguir trabajando para el mantenimiento moral social y económico de su familia mientras llegaba el día en que el debate oral o juicio se  llevara a cabo.

Fui testigo de su temor constante porque el melanoma maligno que había sufrido un par de años antes (y del cual era sobreviviente) se reactivaba producto de su cautiverio.

Fui testigo que a pesar de todo, aún tenía sueños por cumplir.

Fui testigo directo de su muerte terrenal en circunstancias que no merecía.

Mi fe en Dios me dice que ahora “casta” está con él, al lado de su madre, fallecida también a finales de diciembre del año pasado y que le causó una devastadora tristeza estando en depresión.

Dios sí será justo con él por lo que durante su vida dio a los demás.

Ojalá que su partida sirva de reflexión para muchos que lo acusaron y condenaron sin darle la oportunidad de demostrar su inocencia.

El ya no está físicamente con nosotros, pero sus huellas permanecerán imperecederas  en las sonrisas de muchos niños a los que  salvó la vida y en la memoria y corazón de quienes le apreciamos y agradecemos el impacto positivo que dejó en nosotros.

Que Dios te colme de paz eterna y felicidad celestial Dr. Erwin Raúl Castañeda Pineda y de fortaleza a tu esposa, hijos y demás familia.

Tu ex alumno, compañero y amigo.

Dr. Jesús Oliva Leal
Pediatra
Ex decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la
Universidad de San Carlos de Guatemala

0 Comments

  1. Luis Alberto Gutierrez 12 de septiembre de 2016 06:25 06Mon, 12 Sep 2016 06:25:25 +000025.

    BUEN ARTÍCULO DIOS LOS BENDIGA Y GRACIAS POR ESTE NUEVO ESPACIO.

  2. Dr. Rony De Leon Duarte 12 de septiembre de 2016 06:56 06Mon, 12 Sep 2016 06:56:35 +000035.

    Fue un gran maestro, sobre todo protejia a los mas debiles y de mas bajo rango dentro del Hospital: Los Externos, quienes de nonser por el ubiesen sudo mas humillados de lo normal por los Residentes que ya habian olvidado que fueron Externos. El Dr. Castañeda CASTA….Siempre nos enseño y nos protejio, lo vi muchas veces ya siendo yo un Medico especialista y siempre lo saludaba con mucho respeto, cariño y admiracion, le decia MAESTRO. Que Dios lo tenga en su gloria.

  3. Ronald Ardón 12 de septiembre de 2016 07:23 07Mon, 12 Sep 2016 07:23:42 +000042.

    Excelente columna.
    Sentimientos encontrados, sudor frio en la espalda; tanta injusticia, tanta impunidad.
    Fuerte abrazo al maestro, amigo
    Dr. Jesus Oliva Chusito

  4. Laura Izabel Ramirez. 12 de septiembre de 2016 08:37 08Mon, 12 Sep 2016 08:37:30 +000030.

    El sistema absorve y destroza los logros de un gran héroe. Maravilloso artículo, lo leí con mucho cariño y respeto.
    Mis más grande admiración para el Doctor Castañeda y el Doctor Oliva.

  5. Sonia de castillo 12 de septiembre de 2016 08:40 08Mon, 12 Sep 2016 08:40:37 +000037.

    Excelente artìculo ojala sirva de leccion para todos esos que condenan sin saber si lo que acusaron era cierto o no y no creo que esos jueces puedan dormir tranquilos nunca mas ya que tienen ahora las manos manchadas de sangre inocente

  6. Lucrecia molina 12 de septiembre de 2016 08:42 08Mon, 12 Sep 2016 08:42:11 +000011.

    Y…. Como es posible que nadie protesto por esa injusticia, nadie se pronuncio contra esa barbarie, no lo conocí, se puede demandar a ese Juez inflexible? Se puede deducir responsabilidades? Por favor no olviden esto, no lo dejen para historia nefasta de este país.

  7. Angel Garcia 12 de septiembre de 2016 09:22 09Mon, 12 Sep 2016 09:22:58 +000058.

    Hoy fue él Dr. Castañeda, mañana puede ser cualquier ciudadano que se le niegue una medida sustitutiva.

    No cabe duda él Caso IGSS-PISA
    Parece ser un buque insignia, despiadado promovido por CICIG.

  8. Jorge Arturo García 12 de septiembre de 2016 10:17 10Mon, 12 Sep 2016 10:17:44 +000044.

    La justicia de Guatemala como siempre: ciega, tortuga y prostituta. 25 generaciones de pediatras formados por el Dr. Castañeda le agradecemos todas sus enseñanzas. Solo un ignorante puede hablar mal de tan excelente formador de médicos y pediatras Guatemaltecos.

  9. Gladys Alvarado 12 de septiembre de 2016 10:33 10Mon, 12 Sep 2016 10:33:15 +000015.

    Crecimos juntos, vecinos en la zona 1, sus padres trabajadores, sus hermanas, mis amigas. Como colega me sentía orgullosa de conocerle y saber que ocupaba una plaza de Jefe del Departamento de Pediatría pues sabía que era muy capaz. Siempre hablaba de su esposa, su familia con mucho amor. No me importan los cargos que le hicieron, solo sé que era mi amigo y ya no está. No era delinquente, no merecía una muerte tan desolada.

  10. Jackeline 12 de septiembre de 2016 10:48 10Mon, 12 Sep 2016 10:48:48 +000048.

    Dios reciba con misericordia y amor al Doctor Castañeda! Fue un motor importante en mi vida profesional y la regeneración de mi servicio como médico! Muchas gracias Doctor Castañeda!

  11. Carolina Cordón 12 de septiembre de 2016 11:28 11Mon, 12 Sep 2016 11:28:34 +000034.

    Excelente columna dr!!! Que triste lo que le pasó al dr Castañeda y siempre lo tengo en mis oraciones para que se haga justicia pronto con usted, ánimo, mis mejores deseos para usted!, Dios y La Virgen me lo bendigan!!!

  12. Julio Castillo 12 de septiembre de 2016 12:26 12Mon, 12 Sep 2016 12:26:09 +000009.

    Lo que habría que preguntar es que si van a esperar que fallezca el pequeño hijo de Jesús Oliva con síndrome de Landau Kleffner para otorgarle la medida sustitutiva. Gracias por compartir este artículo.

  13. Ivonne Robles Armas 12 de septiembre de 2016 12:51 12Mon, 12 Sep 2016 12:51:30 +000030.

    Mi gran Maestro en Pregrado, una persona de corazón humilde y justicioso, no permitía las injusticias de los apoderados, luchaba con uno para ayudar a los que necesitábamos una vida económicamente estable, para poder obtener préstamos para llevar a cabo, sueños de toda familia, una casa propia para pagarla a 20 años de cuotas y así diría un sin fin de verdades de su persona, que lo hacía, un ser bondadoso con cualidades que a muchos nos hace falta. Logré darle un abrazo fuerte en vida y darle mi apoyo en esas circunstancias inhumanas, en paz descansa mi colega Dr. Castañeda.

  14. katya ESCOBAR 12 de septiembre de 2016 13:43 01Mon, 12 Sep 2016 13:43:03 +000003.

    triste perder a este gran ser humano, quien siempre nos enseño jamas perder la sensibilidad por el paciente, fue mi profesor en pregrado y siempre nuestra promocion lo recuerda con mucho cariño, gracias doctor chusito por su articulo y mis oraciones para que DIOS este con usted,

  15. irma contreras 12 de septiembre de 2016 14:46 02Mon, 12 Sep 2016 14:46:05 +000005.

    lo bueno y exelente se va termina no dura la vida es cruel con las personas de gran corazon . lo malo la iedra lo amargo dura pero no para siempre y su final es infeliz ni todo el dinero del mundo compra la paz .. lastima se fue un gran ser humano mal juzgado mal tratado no oido no reespaldado Dios tarda pero es el juez justo y recto y esperemos en El El lo hara mia es la venganza dice Dios. QPD casta

  16. Haydeé Gudiel 12 de septiembre de 2016 14:48 02Mon, 12 Sep 2016 14:48:12 +000012.

    Gracias por este tributo Dr. Oliva, estamos atónitos ante todo esta situación y sin tener con quien quejarse l protestar. Descanse en paz Raulito y que el Señor fortalezca a Patty, sus hijos y familia en general.

  17. Cibeles Cruz 12 de septiembre de 2016 14:51 02Mon, 12 Sep 2016 14:51:04 +000004.

    Excelente pediatra, le salvó la vida a mi segunda hija quien nació prematura, atendía a sus pequeños pacientes con mucho amor y dedicación, Dios le conceda ver su rostro

  18. Luis Juárez 12 de septiembre de 2016 14:52 02Mon, 12 Sep 2016 14:52:06 +000006.

    Chusito, que bonitas palabras, todos los que conocimos a Casta estamos muy dolidos, pero principalmente, y es mi caso, muy enojados, a Raúl lo asesinaron vilmente, fue asesinado por un sistema judicial obsoleto, decadente y corrupto, un Ministerio Público que no le interesa quien es culpable sino quien se las paga, jueces sin conciencia y sin humanismo, porque no darles a ustedes una medida sustitutiva?, un arresto domiciliario?, en donde queda la presunción de inocencia???, si ustedes no son criminales, son profesionales de la medicina, Pediatras prestigiosos, si a verdaderos criminales los mandan a su casa. apenas la semana pasada una mujer em estado de ebriedad atropella a dos policías que se conducían en motocicleta y mata a uno de ellos, es capturada infraganti y hoy ya está en su casa con medida sustitutiva, entonces en donde está la justicia??? Ojalá que quienes llevan este caso se pongan una mano en la conciencia, tuvo que morir alguien para que reaccionen? O ni asi.

  19. Maria del Mar Godoy Peláez. 12 de septiembre de 2016 15:00 03Mon, 12 Sep 2016 15:00:46 +000046.

    Muchas veces ignoramos la labor callada que ángeles como el doctor
    Castaneda ( un mártir más de la injusticia que impera en nuestra pobre nacion) han realizado.
    Que El Señor le conceda la paz eterna y a nuestra herida guatemala, la verdadera libertad y justicia de la que está sedienta.
    Gracias Arnulfito por compartir la labor de tan grandioso ser humano.
    Un abrazo grande y nuestro cariño.

  20. Victor Marroquín 12 de septiembre de 2016 16:01 04Mon, 12 Sep 2016 16:01:08 +000008.

    Que pena que una gran ser humano termine así

  21. Luís Gálvez 12 de septiembre de 2016 16:41 04Mon, 12 Sep 2016 16:41:55 +000055.

    Dr. Jesus Oliva, lo felicito por este artículo lleno de lealtad para un amigo y compañero. Yo conocí a Raúl Castañeda en el glorioso instituto Central para Varones. Raúl también fue un gran basquetbolista y en su paso por el instituto fue campeón escolar. Lamentablemente falleció y no pudo probar su inocencia de lo que lo acusan. Espero que todos uds, salgan de su problema legal.
    Descance en paz amigo Raúl Castañeda!!

  22. Leonel Palomino 12 de septiembre de 2016 17:25 05Mon, 12 Sep 2016 17:25:11 +000011.

    Dios le permita el descanso eterno a nuestro buen amigo Casta y a vos Chusito la fortaleza para que pronto se arregle tu situación y vuelvas a estar junto a tu familia y haciendo lo que te gusta

  23. Reynaldo Morales 12 de septiembre de 2016 17:26 05Mon, 12 Sep 2016 17:26:23 +000023.

    Gran maestro y Jefe, como pocos, gracias Dr Oliva por este homenaje, recuerdo mucho la gran calidad humana del Dr Castañeda, y todas sus enseñanzas, claro está que goza de la vida eterna por sus buenas obras aqui en la tierra!

  24. Mónica Asencio 12 de septiembre de 2016 18:54 06Mon, 12 Sep 2016 18:54:54 +000054.

    Buen articulo Dr. Oliva espero que con ud se haga justicia en vida, Dios tenga en su gloria al Dr. Castañeda

  25. Dra. Linda Valencia 12 de septiembre de 2016 19:24 07Mon, 12 Sep 2016 19:24:11 +000011.

    Siempre recordaré aquel pasillo de mi San Juan de Dios cuando encontré al Dr. Castañeda y dijo “Linda la pediatria de este hospital la estaba esperando, por qué se fue a la Mater” palabras que venian de un jefe y maestro por quien sentí tanta admiración, palabras q dejaron en mi corazón un sentimiento de aprecio inmenso, Porque nada mas y nada menos quien me las dijo era el Dr. Raul Castañeda. Su recuerdo vivirá siempre en los pasillos y cada rincon de la Pediatria pero además en el corazón de quienes tuvimos el privilegio de conocerlo como maestro.

  26. Andres 12 de septiembre de 2016 20:09 08Mon, 12 Sep 2016 20:09:53 +000053.

    Lo que comenta Dr.Oliva es la triste realidad de la gran mayoría de instituciones públicas que prestan los servicios de salud, es una verdadera tristeza el ver que a pesar de todo el desarrollo tecnológico que hoy en día tiene la medicina continúen falleciendo pacientes por la escasez de recursos inclusive básicos en los diferentes hospitales, y por otro lado en las calles de Guatemala la inseguridad impera, hasta el punto de la temer de ser asaltado, asesinado por un celular o peor aún por no pagar la extorcion ….!! Y nuestras autoridades bien gracias, que impotencia ante estos problemas que supuestamente son una obligación del estado de Guatemala según lo redactado en la Constitución. Que descanse en paz el Dr.Castañeda gran docente de la medicina, entregado a su profesión y que Dios lo tenga en su santa gloria. Y ojalá que pronto les concedan la libertad a todos los profesionales sobretodo médicos que se encuentran en la carcel por supuestos delitos que ni siquiera han sido probados por un raquítico y colapsado sistema de justicia, manteniéndose por más de un año alejados de su familia y sin poder además generar ni in solo centavo para el sustento diario de sus hogares, que barbaridad que esto suceda. Que Dios lo bendiga Dr. Jesus Oliva excelente profesor, médico abnegado y ser humano ejemplar, gracias por este excelente artículo.

  27. Kevin Mendez 12 de septiembre de 2016 21:23 09Mon, 12 Sep 2016 21:23:38 +000038.

    Dr. Castañeda que Dios lo tenga en su presencia , aún recuerdo el ímpetu con que nos hablaba cuando era externo del hospital , deseo de ser luchado en un mundo de adversidad.

  28. Dali 12 de septiembre de 2016 22:59 10Mon, 12 Sep 2016 22:59:08 +000008.

    Una perdida irreparable, excelente medico y ser humano el Dr. Castañeda, Dios me lo proteja mucho a usted Dr. Oliva, esta en mis oraciones..mucho animo Dios no lo desamparara, y se le tiene un gran respeto y cariño..

  29. Fernando Marroquin 12 de septiembre de 2016 23:31 11Mon, 12 Sep 2016 23:31:23 +000023.

    Que lamentable que este Dr haya sido victima de un error de los jusgadores,asi Es como se atropella a profecionales inocentes,todo porque aqui en Guatemala se dice que ahora todos somos o complices o delincuentes,las leyes son llevadas por gente inconciente que no les importa Lo que este buen hombre hizo por la niñez y muchos enfermos,el record de el dr Raul Castañeda,Es impresionante,descanse en Paz su valiosa alma,bendiciones a su familia

  30. Beatriz 13 de septiembre de 2016 04:57 04Tue, 13 Sep 2016 04:57:06 +000006.

    Excelente artículo. Me embarga la tristeza

  31. Alex 13 de septiembre de 2016 07:36 07Tue, 13 Sep 2016 07:36:43 +000043.

    Adelante Dr. Oliva. Ojalá ya pronto retorne a su hogar y a su profesión y la docencia.

  32. Mebc 13 de septiembre de 2016 07:52 07Tue, 13 Sep 2016 07:52:44 +000044.

    Mis condolencias para la familia del Dr. Casrañeda. En nuestro pais el sistema de justicia es ridiculo. Encierran a los que aportan al crecimiento y cambio de nuestro pais y andan afuera los que estan acabando con el. Que pena darnos cuenta hast donde hemos llegado. Y que miedo pensar en lo que les espera a nuestros hijos.
    Que en paz descance Dr. Castañeda.

  33. Manfredo 13 de septiembre de 2016 08:53 08Tue, 13 Sep 2016 08:53:01 +000001.

    ¿Vale la pena una vida humana que desaparece en la búsqueda de mejorar lo que más ama? ¿Vale Guatemala la propia vida en una lucha contra un enemigo cobarde e invisible?

  34. Mayra 13 de septiembre de 2016 11:13 11Tue, 13 Sep 2016 11:13:40 +000040.

    QEPD a quién tanto dió. Sus frutos continuarán por siempre. Gracias Dr Oliva por dar honor a quién honor merece con esta reseña.

  35. Gabriela 13 de septiembre de 2016 17:30 05Tue, 13 Sep 2016 17:30:10 +000010.

    Yo no lo conoci pero veo que ahora que esta muerto todos eran sus amigos y lo defienden, porque no lo hicieron cuando el aun vivia? Creo que todas esas palabras llegan demasiado tarde. Hay que hacer algo cuando una injustucia pasa y levantar nuestras voces. Dios bendiga a la familia del Doctor.

  36. Estuardo Trejo 15 de septiembre de 2016 09:48 09Thu, 15 Sep 2016 09:48:39 +000039.

    Sociedad será posible que tengamos que esperar que la injusticia llegue y toque a nuestras puertas para volcarnos y exigir nuestro estado de derecho. Los exhortó para conformar un bloque que nos devuelva nuestra dignidad. Destruyamos a esa falsa sociedad civil, que únicamente utilizan los derechos humanos para armarse del resarcimiento; así como todos los servidores públicos que se plegando a una comunidad internacional, que no debe meterse en nuestra Guatemala. Guatemala feliz que tus aras.

  37. Carlos R. 15 de septiembre de 2016 11:15 11Thu, 15 Sep 2016 11:15:08 +000008.

    Lamentablemente una persona reconocida y productiva para nuestra Guatemala ha sido víctima de los atropellos de la justicia de nuestro país de los abusos del Ministerio Público con tal de cumplir con la cuota exigida para hacer creer a todos que están trabajando en bien de la ciudadanía, no importando las vida y dignidad de quien se les atraviesa en el camino.
    Es totalmente injusto que a personas como el exelente Dr. Castañeda les siga sucediendo este tipo de atropellos cometidos por la inexperiencia y falta de profesionalismo de los fiscales jueces y periodistas que condenan a las personas sin llevar el debido proceso de investigación para comprobar la inocencia o culpa de quienes señalan porque los medios de comunicación amarillistas que se dedican a despedazar a inocentes no publican o hablan de esto ????
    Esperamos que Dios haga justicia para el Dr. Castañeda y para muchos inocentes que son señalados sin antes ser juzgados con el debido proceso

  38. Dr. Erick Rodriguez 15 de septiembre de 2016 11:48 11Thu, 15 Sep 2016 11:48:22 +000022.

    Lamentable situacion con consecuencias fatales .Que nuestra justicia sea tan lenta para juzgar y el daño moral, económica que se hace a personas inocentes, mi nas sentido pésame a la familia de mi colega.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*